Qué comer para evitar lesiones

Aparte de hacer buenos entrenamientos, estirar, respetar los periodos de descanso, etc., una correcta alimentación nos va a ayudar a evitar lesiones. Y si ya estamos lesionados, has de saber que ciertos alimentos te pueden ayudar.

Los azúcares o carbohidratos se almacenan en el hígado y la grasa en el tejido graso de la barriga, pero las proteínas no son almacenadas por el cuerpo. Cuando una persona no ingiere suficientes proteínas es necesario destruir algún órgano para obtener las proteínas necesarias para funciones vitales. Estas proteinas son imprescindibles para mantener y recostruir músculos, huesos, tendones y téjidos dañados.

El colágneo.
Las fibras de colágeno forman estructuras que resisten las fuerzas de tracción. Los tendones soportan fuerzas de tracción y el colágeno le aporta resistencia y flexibilidada para transmitir estas fuerzas, de hay que sea tan importante tomar buenas cantidades de colágenos cuando estemos lesionados.

Los alimentos que ayudan a la formación de colágeno son los ricos en vitamina C; por ejemplo: el kiwi, la guayaba, el pimiento rojo, el perejil, el caqui, la col de bruselas, el limón, las espinacas, la coliflor, la fresa y por supuesto, la naranja.

Aparte de ahuyentar vampiros, los ajos y cebollas son un seguro para evitar lesiones porque aportan azufre a las articulaciones, imprescindible para formar los componentes de la matriz que alimenta al colágeno.

En estudios de laboratorio se ha visto que los ácidos grasos omega-3 pueden aumentar la curación de los ligamentos dañados ya que aumentan la entrada de nuevas células en la zona dañada y aceleran la síntesis de colágeno. Además los pescados contienen vitamina D, magnesio y fósforo. Los pescados más ricos en omega-3 son los de aguas frías como el salmón, atún, caballa, arenques, sardinas, etc

La gelatina de los postres se obtiene a partir de la hidrólisis del colágeno de la piel y los huesos de animales y pescados. La gelatina que se vende contiene HCP o lo que es lo mismo proteína de colágeno hidrolizado, que garantiza la seguridad y la digestibilidad de la gelatina. La gelatina es un postre muy indicado para deportistas por que contiene pocas calorías y es muy rica en aminoácidos como la hidroxiprolina, glicina y prolina, componentes del colágeno y también contiene arginina, aminoácido precursor de la creatina y otros aminoácidos como la L-fenilalanina y la L-tirosina actúan como precursores de los condrocitos para la síntesis del colágeno cartilaginoso. Un estudio europeo apuntaba que el HCP era capaz de reducir el dolor articular en las fases iniciales de los entrenamientos.

Tus articulaciones tienen un “colchón de agua” como amortiguación para soportar los impactos. Por lo que un buen nivel de hidratación es una de las máximas para mantener las articulaciones durante toda la vida. Para un deportista que pierde mayor cantidad de líquido al sudar, beber adecuadamente es una garantía para prevenir lesiones. Se ha visto que la deshidratación puede debilitar seriamente las articulaciones y hacerlas más propensas a las lesiones. Piensa que la matriz celular que rodea al cartílago está compuesta en un 60-80% de agua. La gran capacidad de hidratación permite el movimiento de nutrientes para alimentar el tejido y es responsable de la capacidad del cartílago articular para soportar la presión y recuperarse después de las cargas.

Estos alimentos son los mismos que benefician al cartílago articular (formado por colágeno y proteoglicanos entre otros); además de los lácteos y alimentos ricos en calcio (sin olvidar el magnesio, el fósforo y el flúor).
-Ricos en calcio: leche, queso, yogur.
-Ricos en magnesio: almendras, cacahuetes, pistachos, nueces; caracoles; garbanzos, judías blancas, guisantes.
-Ricos en fósforo: los alimentos ricos en proteínas por lo general, son ricos en fósforo (pescado, carne, huevos).
-Ricos en flúor: el té y los pescados azules (principalmente el bonito y también la sardina).

Leave a Reply