Blog de atletismo, maratones y senderismo

Recomendado:

Posts Tagged ‘gripe’

Entrenar estando resfriado

Pues todo un dilema, un resfriado molesto en pleno invierno, y tus dudas de si es malo o mas bien bueno salir a correr.

¿Es aconsejable continuar con el ritmo de entrenamientos cuando se sufre un resfriado? Las investigaciones más recientes parecen inclinar ese debate hacia una respuesta afirmativa, en especial tras la publicación de un estudio llevado a cabo por médicos de Fisiología del Esfuerzo de la Ball State University en Indiana. El propósito del trabajo, dirigido por el profesor Thomas Weidner, era en realidad determinar si el ejercicio físico de alta intensidad afectaba a la severidad o a la duración de un resfriado común.

A un total de 50 individuos, que no presentaban anticuerpos para el rinovirus 16, se les inoculó dicho virus en dos días consecutivos y se les dividió posteriormente en dos grupos: uno de ellos se sometió a un programa de 40 minutos de ejercicio físico (a una intensidad equivalente a un 70% de la frecuencia cardiaca máxima) en días alternos durante una semana y media. El otro grupo no realizó actividad física alguna y sirvió como grupo control.

La severidad del resfriado fue valorada por los investigadores mediante la graduación de un cuestionario de síntomas respiratorios y la medición de la cantidad de secreción mucosa nasal recogida (los participantes en el estudio debían reflejar la intensidad de síntomas como tos, congestión nasal, estornudos, cefalea, dolor de garganta o goteo nasal y guardar además todos los pañuelos de papel usados para que fueran pesados posteriormente). El análisis estadístico de los resultados no mostró diferencias significativas en la severidad de los síntomas ni en la duración del resfriado común entre el grupo que realizó ejercicio físico y el grupo control.

Los resultados de este trabajo, publicado en el último número de de la revista estadounidense Medicine & Science in Sports & Exercise (la publicación internacional con mayor impacto en medicina deportiva), aportan por vez primera evidencia científica que permite recomendar a un deportista continuar con su ritmo habitual de entrenamientos a pesar de encontrarse bajo los efectos de una infección respiratoria vírica. La única excepción está en los pacientes con fiebre por encima de los 38 grados, situación en la que no es aconsejable la práctica de ejercicio físico de alta intensidad, ya que aumenta además el riesgo de lesión muscular.